Flora No Vascular (Briófitas)

La flora no vascular presente en el área corresponde principalmente a especies presentes en los bosques templados lluviosos del sur de Chile. Estos ecosistemas están principalmente representados por especies de briófitas que se han desarrollado en conjunto con la flora arbórea utilizando los diversos nichos disponibles. Sin embargo algunas especies no corresponden a la composición particular de estos bosques, colonizando espacios que han sido perturbados antrópicamente o por eventos propios de la dinámica de los bosques, como deslizamientos de terreno, caída de árboles, entre otras. Estas especies son Funaria hygrometrica y Marchantia polymorpha. Estas especies son cosmopolitas, siendo posiblemente su centro de dispersión el hemisferio norte. Otro caso de importancia en este respecto es la presencia de especies de musgos del género Sphagnum (Sphagnum magallanicum). Estos ejemplares desarrollan sus poblaciones bajo condiciones de suelo inundado, ph ácido y anoxia. Es por ello que esta unidad vegetacional se categoriza en unidades de turbera o pomponales, no perteneciendo a especies que se han desarrollado en conjunto con la flora arbórea de Nothofagus.

Se determinó la presencia de 75 especies en el área, de éstas, 30 (40%) corresponden a musgos, 44 (58.6%) son hepáticas y uno es Antocerote (1,3%). Los tipos biológicos dominantes para la flora de hepáticas corresponde a foliosas con 41 especies (93.1 %), tres especies son talosas simples (6.8 %) y una talosa compleja (2,2 %) Los tipos biológicos para los musgos corresponden a 16 especies acrocarpas, y 14 especies pleurocarpas. En antocerotes (Megaceros fueguiensis) el único tipo biológico conocido es taloso. El tipo biológico folioso es el mejor descriptor de las comunidades de briófitas presentes en el área.

Del total de especies determinadas, 39 (52 %) son endémicas del sur de Chile y Argentina y principalmente restringidas a los territorios chilenos- argentinos del sur de Sudamérica. Seis especies tienen distribución Austral – Antártica, disyunta entre las áreas continentales y templadas del Hemisferio Sur, es decir, el sur de Sudamérica y los territorios de Tasmania, sur de Australia y Nueva Zelanda.

Las demás especies se distribuyen además en otras regiones templadas continentales e insulares del hemisferio Sur. Tres musgos y tres hepáticas alcanzan en su distribución la franja tropical, es el caso de Dicranoloma billardieri, Racomitrium lanuginosum, Pyrrhobryum mniodes, Bazzania peruviana, Isotachys madida, Cryptochila grandiflora y por último cuatro especies, Bartramia halleriana, Racomitrium lanuginosum, Lepidozia chordulifera y Riccardia prehensilis se encuentran distribuidas en ambos hemisferios. Estos patrones son propuestos por Hässel de Menéndez & Rubies (2004).

Los patrones de distribución en Chile de las briofitas determinadas en el área de estudio tienen un fuerte componente Valdiviano – Norpatagónico – Subantártico (VNS). A diferencia de las plantas vasculares, las especies autóctonas, alóctonas o introducidas no se han identificado para este grupo de plantas. Por una parte, la dinámica de dispersión de los propágulos vegetativos y las esporas es amplia para muchas especies. En segundo lugar, el hecho de habitar micro hábitat ha permitido que gran parte de las especies se refugien de grandes cambios tectónicos, glaciaciones y variaciones climáticas, permaneciendo en su hábitat original, como es el caso del cono sur de Sudamérica, en la Región de Aysén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *